October 23, 2012 almamagazine.com
László Csatary Nazi húngaro

En esta ocasión tenemos el agrado de presentar como Desalmado del mes al húngaro László Csatary (Mány, 1915), buscado durante más de 50 años por ser uno de los ejecutores más atroces durante la era infame del Tercer Reich. El criminal de guerra nazi más buscado del mundo fue hallado hace poco tiempo mientras llevaba una vida apacible en un barrio acomodado de Budapest. Durante la Segunda Guerra Mundial, el ahora anciano de 97 años fue jefe de la policía en el gueto de Košice (Kassa, en húngaro; Kaschau, en alemán), situado en el territorio de la actual Eslovaquia, donde 15.700 judíos fueron deportados al campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia, durante la ocupación alemana de la entonces Checoslovaquia.

 

Según los testimonios de sobrevivientes que lo vieron actuar, Csatary era un sádico que gozaba de abusar de sus prisioneros ejerciendo sobre ellos la más absoluta crueldad, teniendo especial trato violento con las mujeres y los niños. Yishayahu Schachar, un sobreviviente que vivía en Košice, contó recientemente: “Yo trabajaba fuera del gueto en una fábrica de ladrillos. Recuerdo muy bien a Csatary gritando órdenes a los judíos. Nunca trabajé bajo sus órdenes pero recuerdo las cosas terribles que decía a la gente. No puedo olvidar las órdenes impartidas a las mujeres a quienes obligaba a cavar pozos profundos en medio de la nieve con sus propias manos como si fueran palas. Era un hombre malvado”.

 

Otros relatos coinciden en que era común verlo golpear con las hebillas de los cinturones en los pechos y piernas de las mujeres y niños que caían exhaustos de hambre, frío y trabajo sin cesar. A principios de este año, Csatary fue declarado por el Centro Simon Wiesenthal el número uno en la lista de criminales nazis más buscados. Inmediatamente, la institución célebre por su cacería de nazis, recibió información sobre otros delitos en los que se lo involucra, incluyendo la expulsión de los judíos de Ucrania durante el verano de 1941. 

 

Tras la contienda, el ex policía huyó y en 1948 fue declarado culpable de crímenes de guerra y condenado a muerte en ausencia. Más tarde, mientras vivía con una identidad falsa en Toronto y Montreal, logró ganarse la vida negociando la compra y venta de obras de arte. Sin embargo, en 1997 se reveló su verdadera identidad, lo que revocó su ciudadanía canadiense y lo llevó a huir del país, desde donde se perdió su rastro hasta que el periódico británico The Sun colaboró con el centro israelí en la “Operación Ultima Oportunidad” que pretende encontrar y juzgar a los protagonistas de la barbarie dirigida por Adolf Hitler, que escaparon de la Justicia y que se supone que atraviesan sus últimos años de vida. 

almamagazine.com